mi concepto de consulta

“Primum nil nocere” - Lo primero es no hacer daño

Esta máxima del médico griego Hipócrates no es siempre posible llevarla a cabo. La mayoría de las veces cuando prescribimos medicamentos o aplicamos medios terapéuticos, existe la posibilidad de que surjan efectos secundarios. Los médicos debemos acercarnos todo lo posible a esta máxima reduciendo y evitando métodos o terapias agresivas cuando no sean absolutamente necesarias. Para mí esto significa que el médico ha de tener un espíritu abierto para la búsqueda y estudio de caminos contrastados no convencionales. Terapias alternativas que quizá por el momento carecen del reconocimiento de la medicina oficial.

Primero está la palabra, luego el medicamento y por último, el bisturí”

Lo formuló Esculapio de Tesalia, padre de Hipócrates, hace 3000 años. A partir de este principio, que tanta importancia da a la palabra como medio de curación, es necesario ofrecer un ambiente de dedicación al paciente. Tener tiempo, crear el marco necesario para que el paciente hable de sus problemas, llevar a cabo una detenida exploración y por último elegir un tratamiento apropiado e individual. También considero importante acompañar y seguir al paciente durante todo el desarrollo de su enfermedad.

cuestiones generales
medicina que ejerce
historial
inicio
imprimir
mi concepto de consulta
aviso legal

mi concepto de consulta

“Primum nil nocere” - Lo primero es no hacer daño

Esta máxima del médico griego Hipócrates no es siempre posible llevarla a cabo. La mayoría de las veces cuando prescribimos medicamentos o aplicamos medios terapéuticos, existe la posibilidad de que surjan efectos secundarios. Los médicos debemos acercarnos todo lo posible a esta máxima reduciendo y evitando métodos o terapias agresivas cuando no sean absolutamente necesarias. Para mí esto significa que el médico ha de tener un espíritu abierto para la búsqueda y estudio de caminos contrastados no convencionales. Terapias alternativas que quizá por el momento carecen del reconocimiento de la medicina oficial.

Primero está la palabra, luego el medicamento y por último, el bisturí”

Lo formuló Esculapio de Tesalia, padre de Hipócrates, hace 3000 años. A partir de este principio, que tanta importancia da a la palabra como medio de curación, es necesario ofrecer un ambiente de dedicación al paciente. Tener tiempo, crear el marco necesario para que el paciente hable de sus problemas, llevar a cabo una detenida exploración y por último elegir un tratamiento apropiado e individual. También considero importante acompañar y seguir al paciente durante todo el desarrollo de su enfermedad.